Saltear al contenido principal
El etnógrafo

John Palmer llegó al Chaco Salteño hace mas de 30 años con un doctorado de Oxford, con el objetivo estudiar la cultura wichí. Lentamente su vida se ha ido involucrando en su objeto de estudio y hoy convive con Tojueia, una joven mujer aborigen con la que tiene 5 hijos que balbucean inglés, wichi y español.

Como asesor legal de la comunidad Lapacho Mocho, como parte de la familia ahora, John intenta obtener la libertad de Qatú, un miembro de la comunidad que hace 5 años se encuentra en prisión acusado de abusar de la hija de su mujer.

Festivales:
Marseille, Vancouver, Biarritz, Londres BFI, Viennale, RIDM, Unasur, Tucuman Cine, La Habana, Barranquilla, Rencontres Du Cinéma Sud-Américain À Marseille, Rencontres À Pessac, Culturamérica Pau, Festival De Azores, Havanna New York, EDOC (Ecuador), LASA Film Festival Washington

Premios:
Mejor documental – Cóndor de Plata
Mejor documental – Biarritz
Mejor director / Mejor fotografía – Festival UNASUR
Mejor Película– Festival Tucumán Cine
Mejor documental – MENDOC
Mejor documental Iberoamericano – Festival de Barranquilla
Premio de los estudiantes– Rencontres de cinémas sudaméricain – Pessac
Mención del Jurado – Montevideo
Mención del Jurado – Havanna New York Film Fest.
Mención del Jurado – Festival Azores
Premio al mérito – LASA Film Festival
Mejor guión documental – Argentores (Sociedad de Autores – Arg).

Reseña del BAFICI / 2012

Retomando algunos de los lineamientos con los que construyó Bonanza en el 2001, Rosell cuenta la cotidianeidad de una comunidad wichi. De la mano deletnógrafo, se adentra en la Salta profunda y, desde Tartagal, hace hablar a los wichis en su propia lengua. Pero también, como en el cuento de Borges, el etnógrafo americano “llega a soñar en un idioma que no es el de sus padres”.

Así, Rosell pone en escena multiplicidad de lenguas –las maternas y las que se aprenden, las que nos son propias y las ajenas– para proponer que el lenguaje es lo que nos define y nos identifica. Este extranjero, antropólogo de profesión, llega para observar e investigar las prácticas sociales de una comunidad, se queda a vivir allí y se vuelve la voz cantante (hablando de voces) de la resistencia de los wichis por defender sus tierras, sus tradiciones; en definitiva, su identidad. La película trabaja sobre la grieta que genera el olvido en el que están sumidos estos pueblos y expone de un modo tenso y a la vez amable, uno de los modos en el que las tradiciones se instalan conflictivamente en el cuerpo social.

Marcela Gamberini

89 min. – Largo Documental – Color – 16/9 – DCP Idiomas: Español. Wichí, Inglés

EQUIPO TÉCNICO

Director: Ulises Rosell
Productor: Pablo Rey
Guionista: Ulises Rosell
Director de Fotografía: Guido De Paula
Editor: Andres Tambornino
Compositor de Música Original: James Blackshaw
Diseño de Sonido: Francisco Seoane
Reparto: John Palmer, Tojueia, familia Palmer, Roque Miranda, Qa’tu, Estela, Teodora.

Ulises Rosell nació en Buenos Aires en 1970, estudió comunicación en la UBA y dirección en la Universidad del Cine.
Dirigió El descanso (junto a Andrés Tambornino y Rodrigo Moreno), el documental Bonanza (ambos exhibidos en el Bafici ‘01) y Sofacama (película de apertura del Bafici ‘06). Desde 2007, ha realizado varias series para TV, y en 2011 dirigió el corto La pasarela del film colectivo D-Humanos.

Volver arriba