Skip to content

Ser mamá una elección entrañable

Es casi imposible que la idea de ser madre no haya atravesado la vida de la mujer, desde el primer juego con una mascota, muñeca o con otro niño de menor edad que ella.

Así, mucho de la escena de la maternidad llega desde un tiempo anterior a la posibilidad de convertirse en mamá. Se vivencia y aprende a ser mamá como hija, al recibir la atención de sus padres, cuando se descubre la relación afectiva, de responsabilidad y de protección que ellos brindan

Ser mamá puede ser sueño, añoranza y también desafío.  No se  tratará de ser una madre perfecta,  pero si prepararse, con su pareja, para ser los mejores padres posibles para su hijo/a.

Recuperando las experiencias propias con sus padres, reviviendo aquello que permitio momentos felices  y no repitiendo lo que les hizo mal.

Volver arriba